Análisis de Anabelle (2014)

Si lograste disfrutar de la historia de terror de El Conjuro, del director James Wan, ahora es John R. Leonetti quien decide darnos un poco más de este tipo de historias, al presentarnos Annabelle, la película precuela de El Conjuro. Con 98 minutos de inyección de puro miedo, esta historia está protagonizada por Ward Horton, haciendo de papel de John Gordon, un hombre casado con Mia Gordon (Anabelle Wallis), quien es una amante de las muñecas, y que durante un tiempo ha estado en la búsqueda de una en especial. Su esposo al fin logra dar con la muñeca vestida con un vestido de novia blanco, y decide obsequiársela. Lo que no sabían eran los problemas que traería dicho juguete. Mía y John en el momento, están a la espera de su primera hija, pero para su desgracia todo no es color de rosa.

Una noche, mientras dormían, escuchan ruidos en la casa de sus vecinos, y logran darse cuentas que estos han sido asesinados por un conjunto de muchachos que pertenecen a una secta satánica, y que luego van tras la búsqueda del matrimonio. La pareja es atacada, y aunque no se dan cuenta, logran formar parte de un rito satánico, donde Mía es apuñalada, pero no muere, aunque una de las chicas, Annabelle Higgins, se suicida para completar el sacrificio, y es donde empieza la tortura.

Análisis Anabelle (2014)

La pareja al fin tiene a su hermosa bebe, y juntos son felices los tres, pero con el tiempo, empiezan a suceder cosas paranormales, lo cual pone en peligro su seguridad. Y todo ocurre porque el alma de Annabelle se encuentra en la muñeca, quien al suicidarse, la trasladó a la muñeca para atormentar la vida de estas personas. Ya solo queda averiguar cómo lograr acabar con esta entidad del mal, y que los deje en paz al matrimonio, y su hija.

 

Fuente| RogerEbert

Compartir en Google Plus

Acerca de Graciela Mauricio

Residente actual de Brasil, luego de salir de su país originario (Cuba) para poder tener su título universitario en lo que ella ha escogido como su vida, el periodismo. Además uno de sus mayores placeres es hacer reportajes a gran escala, para demostrar la realidad que ocurre en nuestro mundo. Por aficiones tiene el anime y el manga, ya que también tiene un increíble don con el lápiz.
  • WordPress Comentarios
  • Facebook Comentarios