Cambiar el hotel por el barco, una manera diferente de pasar vacaciones

master_cabin[1]


Las vacaciones es la mejor época que pueden vivir las personas. Conseguir un destino donde no te moleste nadie por situaciones laborales y hogareñas es el sueño deseado. Además, alegarse de la fatiga y el cansancio te permite renovar tus energías.  Aunque, en este momento se te vienen a la mente diversos destinos, te aseguro que la forma más divertida de visitarlos es a bordo de un barco.

Es válido mencionar, que la idea de pasar unas vacaciones navegando en barco no es nada nuevo. Desde tiempos remotos las personas han preferido viajar por mar para disfrutar de más opciones de entreteniendo mientas vacacionan. Sin embargo, antiguamente la actividad de la navegación estaba reservada solo para multimillonarios o artistas famosos, quienes presumían sus barcos en los más costosos muelles.

Barcos vs hoteles

Cabe destacar, que para las personas que amamos viajar y nutrirnos de nuevas culturas siempre nos surge el dilema si optamos por el hospedaje del hotel o el alquiler de un barco. Aunque, existen hoteles de lujo muchas veces estar encerrado en cuatro pareces nos hace sentir aburridos. Habitar el hotel por muchos días se convierte en una monotonía, que no te genera alguna expectativa o emoción.

Por su parte, el hospedaje en barco es una experiencia magnífica que vale la pena practicar con frecuencia.  Los viajes en navíos te brindan la posibilidad de conocer un destino diferente todos los días. Además, el fresco aire al chocar con tu rostro te da paz y tranquilidad. La navegación es el medio predilecto de hospedaje para los adeptos a las especies marinas, siendo muy común ver delfines mar adentro.

Es válido acotar, que una alternativa de alojamiento en barcos son los cruceros. Sus instalaciones están diseñadas para que pases momentos extasiados de diversión y alegría. Cuenta con un personal dispuesto a atenderte y complacer tus caprichos las 24 horas del día. Además, a bordo tendrás la oportunidad de interactuar con otros viajeros algunos de ellos con diferentes nacionales.

Aunque, las personas que desean pasar vacaciones en alta mar para compartir de forma más cercana con sus seres queridos lo mejor es hacerlo alquilando un barco. Su renta la puedes realizar con o sin patrón. Tienes acceso a conocer playas y calas recónditas que no son muy visitadas por los turistas. También, puedes detenerte en el mar para practicar submarinismo, buceo o nadar un rato.

Ventajas de viajar en barco de alquiler

Es conveniente señalar, que la idea de alquilar un barco es una experiencia única e inolvidable. Te permite adquirir conocimiento de interés turístico y cultural sobre los múltiples destinos que visites. Cada mañana puedes llegar a cualquier puerto en un país diferente, allí haces compras, visitas lugares de interés y luego continúas con tu travesía.

De igual forma, las personas que les gusta la navegación en barco, pero no tienen el tiempo para hacerle mantenimiento al navío lo más prudente es alquilar uno. Nuestra empresa especialista en el alquiler de barcos se encarga de tener en perfectas condiciones sus embarcaciones. Al rentar un barco tú única preocupación es escoger el que más te guste y se adapte no solo a tus necesidades también a las de la tripulación.

De mismo modo, los turistas al momento de embarcarse pueden llevar los implementos que deseen en tus vacaciones, sin ningún costo extra en la renta del barco. Siempre es una buena elección llevar algunas botellas de vino y cervezas. Es importante recordarte que la idea de llevar alimentos no está permitida en los hoteles, por tal razón lo más viable es viajar en barco.

Así mismo, en los hoteles no está permitido hacer ruido fiestas privadas en las habitaciones. Por su parte en los barcos de alquiler pueden invitar a tus amigos. Además, las noches en alta mar son propicias para que hagas celebraciones donde la música y el alcohol con tus mejores acompañantes. Por otro lado, puedes llegar a hacer una parada en los puertos deportivos donde la diversión se hace sentir a cada instante.

Realmente, en el hotel no existen muchas acciones de esparcimiento. Por su parte, el barco de alquiler es una opción más entretenida para vacacionar. Su infraestructura es acorde para el disfrute de niños, jóvenes y adultos por igual. Además, en un barco tienes toda la logística necesaria para navegar por el tiempo que tú desees.  Así que la próxima vez que viajes ya decidiste ¿Cuál va a ser tu elección?

Compartir en Google Plus

Acerca de Carlos

Periodista multitemático, apasionado por la actualidad en todos sus ámbitos. Admirador de todas las aristas que alcanza el lujo en la sociedad
  • WordPress Comentarios
  • Facebook Comentarios