Caripe del Guácharo el Jardín del Oriente, un paraíso terrenal

Tanto los venezolanos como el resto del mundo, se maravillan de los paisajes turísticos que nos ofrece el territorio de Venezuela. Poder viajar desde una asoleada playa, hasta la selva, o un poco más allá, llegar a los bosques de los lugares más fríos que podemos encontrar en ese país. Al pertenecer a la zona del trópico, tiene la oportunidad de ofrecer a los visitantes, una diversidad de climas para disfrutar unas buenas vacaciones. Para los amantes de las zonas frías y frescas, que generalmente se presentan en lugares montañosos del territorio venezolano, existen varios puntos que tendrás la oportunidad de visitar, pero si te encuentras en la zona oriental del país, que más emocionante que pasar unos días en el Jardín del Oriente, Caripe del Guácharo.

Este hermoso valle, se encuentra ubicado en el estado Monagas, entre grandes montañas que lo protegen, además de que nos ofrece una diversidad de vegetación, sobre todo destacado por la proliferación de orquídeas que podrás encontrar hasta en los árboles de las plazas para degustarte con su belleza. Las actividades agrícolas son comunes en este pueblo, por lo que siempre tendrás la oportunidad de probar los vegetales más frescos de la zona, quesos y carnes producidos igualmente aquí, no hay que negar que la comida que nos ofrecen es de primera.

Caripe del Guácharo el Jardín del Oriente, un paraíso terrenal

Se conocen una versión del por qué de su nombre, y es que se la adjudican al misionero Santo Angel Custodio de Caripe, quien estuvo realizando misiones católicas en la región para los índios Chaimas, aunque la segunda parte del nombre del vale, viene gracias al pájaro Guácharo, originario de la región, y que podemos encontrar fácilmente en la cueva que lleva su nombre, La Cueva del Guácharo, una de las más grandes cavernas del mundo, igualmente famosa, donde habitaban los indios, que luego para 1799, fue explorada por Alejandro Von Humbold. Esta cueva es uno de los mayores atractivos turísticos de la zona, en realidad uno de los que más atrae turístas de fuera del país. Muy cerca de aquí, a solo dos horas de caminata, ya que no se puede acceder de otra manera, se encuentra el salto La Paila, una caída de agua entre montañas y árboles, algo bastante escondida. Al llegar allí, podrás disfrutar un rato de un baño en sus aguas.

Si das un paseo por esta zona, no te olvides nunca de visitar estos dos lugares, y de dar una vista al resto de sus ríos y grandes extensiones de tierra verde. Aunque nunca está de más ubicarse en el mirador, para tener una vista hermosa de todo el pueblo.

Caripe del Guácharo el Jardín del Oriente, un paraíso terrenal

Compartir en Google Plus

Acerca de Graciela Mauricio

Residente actual de Brasil, luego de salir de su país originario (Cuba) para poder tener su título universitario en lo que ella ha escogido como su vida, el periodismo. Además uno de sus mayores placeres es hacer reportajes a gran escala, para demostrar la realidad que ocurre en nuestro mundo. Por aficiones tiene el anime y el manga, ya que también tiene un increíble don con el lápiz.
  • WordPress Comentarios
  • Facebook Comentarios