Pollos confetti con cachuchas.

La última tontería que se les ocurrió a los vendedores de pollitos es pegarles una cachucha de unicel en la cabeza usando silicon de pistola, de las que se usan para trabajos manuales.

No les basta con pintarlos con pinturas que suelen ser dañinas y exponerlos a temperaturas extremas. Es sabido que de estos animalitos la mayoría muere en la primera semana.

Solo espero que la gente deje de comprarles para que esa gente se dedique a otra cosa y deje de fastidiar a estos animalitos.

Compartir en Google Plus

Acerca de Carlos

Periodista multitemático, apasionado por la actualidad en todos sus ámbitos. Admirador de todas las aristas que alcanza el lujo en la sociedad
  • WordPress Comentarios
  • Facebook Comentarios