Teleférico de Caracas: Una historia que se desvanece en el tiempo (Parte I)

Venezuela nos ofrece en su territorio imponentes paisajes, y sitios bastante atractivos, que han permitido que gran cantidad de personas se interen en conocer más de este país. Nos ubicamos en Caracas, la capital venezolana, donde se concentra el mayor tránsito de personas que visitan el territorio nacional. Es aquí, donde a pesar de que se detalle gran cantidad de edificios, sigue siendo un lugar bastante turístico y lleno de cultura. Entre los sitios más concurridos, se encuentra el cerro Ávila, o por su nombre original, Waraira Repano. Es esta formación montañosa la cual aleja a Caracas del litoral, La Guaira. En la actualidad, para llegar a este, debes ubicarte en la estación Maripérez en Caracas, donde tomarás los funiculares que te permitirán trasladarte a la imponente montaña. Pero antes de conocer este sistema de teleférico, el presidente Marcos Péres Jimenez puso al servicio de la nación en 1956 el teleférico que conectaba a Caracas con La Guaira.

Teleférico de Caracas: Una historia que se desvanece en el tiempo (Parte I)

La construcción de este sistema de transporte se inició en 1955, y ya para 1956 estaba al servicio del público. Se dió a conocer, que más que por turismo, su objetivo era una estrategia militar, ya que en caso de algún ataque a la nación, se podrían trasladar en una hora nada más que 800 soldados por este medio. Pero su mayor uso fue para visitantes que deseaban deleitarse con los paisajes de El Ávila, además de trasladarse a la zona del litoral. Este antiguo sistema de teleférico de Caracas, contaba con 5 estaciones. Iniciaba en la estación Maripérez, que subía hasta El Ávila, pero a mitad del recorrido, se encontraba el secciona-tramos Papelón, ubicado en la zona del mismo nombre. Seguía la estación Monte Ávila, que desde este punto, se podían tomar pequeños funiculares que te trasladaban al hotel Humbolt. A partir de aquí, iniciaba el segundo tramo, que comunicaba al litoral con el cerro El Ávila. La siguiente estación que se encontraba era El Irón, en Galipán, pero esto solo era una estación tensora del sistema. También era el lugar de mantenimiento de muchas cabinas. Luego encontrábamos otro secciona-tramos, Aguilón. El viaje continuaba hasta la estación de Macuto (Loma de Caballo), donde se podían bajar las personas que se trasladaban en el teleférico, una vez que se les indicaba. Otro secciona-tramos en la zona de El Mulón. Y por último se llegaba a El Cojo, ya en la Guaira. Este sistema permitió a muchos acortar el tiempo de viaje entre el litoral y Caracas. Actualmente grupos excursionistas realizan visitas a estas estructuras del antigua teleférico, explorando la naturaleza que ofrece el Ávila.

Teleférico de Caracas: Una historia que se desvanece en el tiempo (Parte I)

 

Compartir en Google Plus

Acerca de Graciela Mauricio

Residente actual de Brasil, luego de salir de su país originario (Cuba) para poder tener su título universitario en lo que ella ha escogido como su vida, el periodismo. Además uno de sus mayores placeres es hacer reportajes a gran escala, para demostrar la realidad que ocurre en nuestro mundo. Por aficiones tiene el anime y el manga, ya que también tiene un increíble don con el lápiz.
  • WordPress Comentarios
  • Facebook Comentarios