Teleférico de Caracas: Una historia que se desvanece en el tiempo (Parte II)

Para la época, fue considerado uno de los sistemas de teleférico más importantes, pues además de tener una construcción bastante difícil, hasta tal punto que se utilizaron burros para trasladar materiales, la longitud de la línea resaltaba mucho, un total de 10 kilómetros que atravesaban la imponente montaña para unir Caracas con el Litoral.

Cada una de las cabinas que se movilizaba por el sistema, transportaba un total de 24 personas, llegando así a trasladar 800 personas en tan solo una hora. En el primer tramo, desde Maripérez hasta Monte Ávila, estas eran de color negro o rojo, y la apertura de puertas era mediante fuelle de accionamiento neumático. Las cabinas del segundo tramo, Monte Ávila hasta El Cojo, eran de color blanco, con detalles a rayas de azul, amarillo y rojo y tenían puertas de sistema rototraslantes. También existía una cabina VIP, para el presidente y personalidades importantes, y poseía una puerta central de hoja deslizante.

Teleférico de Caracas: Una historia que se desvanece en el tiempo (Parte II)

Para trasladarse al hotel Humbolt, se podía utilizar el monocable, una vía de extensión del sistema de teleférico de Caracas, con cabinas semejantes a una calabaza, y sus paredes eran de vidrio, permitiendo de esta manera apreciar el paisaje que nos ofrecía el lugar. Cada cabina podía transportar un total de ocho personas.

Con la caída de Pérez Jiménez, el mantenimiento al Sistema Teleférico Caracas – La Guaira, se vio acortado, hasta el punto de que terminó en deterioro y suspensión del servicio del mismo. Dejó de funcionar completamente en 1988, después de tantos intentos de reavivar su funcionamiento. Fueron muchas las fallas y accidentes técnicos que ocurrieron a falta del mantenimiento respectivo. De lo que queda del antiguo sistema, es la estructura de la estación Maripérez. En el Waraira Repano, quedan algunas torres y parte de la estructura mecánica del sistema antiguo. En el Irón todavía se conserva las estructuras del sistema, aunque en mal estado, al igual que algunas cabinas. Igualmente en la estación Loma de Caballo, pero esta se encuentra un poco más completa y conservada. En la estación de la Guaira, El Cojo, la estructura física puede observarse, y como se detalla, es idéntica a la de Maripérez al otro lado del Cerro Ávila.

Teleférico de Caracas: Una historia que se desvanece en el tiempo (Parte II)

 

Compartir en Google Plus

Acerca de Graciela Mauricio

Residente actual de Brasil, luego de salir de su país originario (Cuba) para poder tener su título universitario en lo que ella ha escogido como su vida, el periodismo. Además uno de sus mayores placeres es hacer reportajes a gran escala, para demostrar la realidad que ocurre en nuestro mundo. Por aficiones tiene el anime y el manga, ya que también tiene un increíble don con el lápiz.
  • WordPress Comentarios
  • Facebook Comentarios