Isabela Moner cambia su apellido en honor a la abuela que nunca conoció

Hasta ahora conocíamos a Isabela Moner con su apellido por parte de padre (Moner), pero a partir de ahora la situación cambia, dado que ha decidido adoptar el apellido de su abuela: Merced. Aunque en cualquier caso habría que explicar más allá de lo que expresa la prensa, que el apellido lo adoptaría de su madre antes de que esta lo cambiara por el de Moner al casarse con Patrick Moner. Eso lo haría todo más comprensible.

La actriz y cantante de 18 años, protagonista de la película Dora y la ciudad perdida, siempre se ha sentido más peruana que norteamericana tal y como ella siempre ha reconocido. Se educó con el español como primer idioma y luego se introdujo en el inglés debido a la necesidad que tenía por vivir en Estados Unidos. Por eso tiene sentido que ahora que es mayor de edad decida cambiar su apellido y abrazar la historia y tradición familiar de la tierra de su abuela.

En declaraciones recientes sobre el cambio de apellido menciona que esta es la forma en la que introduce un cambio en su vida y en la historia que está creándose a su alrededor. Sabe que ha sido un año complicado para sus hermanos y su madre, pero quiere decirle adiós a todos los problemas abriendo un nuevo capítulo con este cambio de apellido. Comenta que Isabela Merced es una mejor representación de todo lo que tiene su personalidad y lo que ayuda a definirla, dado que representa los valores que le han sido pasados de generación en generación desde su abuela.

Cuenta que aunque nunca conoció a su abuela sabe que era «una fuerza de la naturaleza», que no tenía miedo de nada y que siempre estaba lista para afrontar nuevos desafíos. Pero eso no le impedía querer a su familia con todo su corazón y saber que eso siempre era lo primero. A su abuela le gustaba ir a la playa y disfrutar de un picnic bailando, escuchando música, comiendo alitas de pollo o ceviche. Es exactamente lo mismo que le gusta a Isabela, motivo por el cual siente una gran conexión con ella y quiere que su legado perdure a través de su persona.

Cambiar su apellido cree que es lo justo para compensar el gran esfuerzo que hizo su abuela criando a su madre y ayudando a que su madre haya llevado a que ella esté donde esté y tenga una buena vida. La fuerza y determinación que la abuela le dio a la madre de Isabela ha sido tal que ahora quiere compensar la balanza ayudando a que ese legado y ese fuego sigan muy vivos. Y cree que su abuela es, sin ninguna duda, el ángel guardián de su familia.

Compartir en Google Plus

Acerca de Justo

  • WordPress Comentarios
  • Facebook Comentarios