Julie Andrews tuvo que hacer terapia después del éxito de Mary Poppins

Normalmente cuando alcanzas el éxito tal y como lo hizo Julie Andrews en su juventud te emocionas o incluso puede que el nivel de ego se te suba demasiado, pero es menos frecuente que termines en terapia. No obstante, esto fue justamente lo que le ocurrió a la británica, que necesitó mucha ayuda para superar lo que significó la película Mary Poppins en su carrera profesional.

Hay que entender la situación y lo que ocurrió. Andrews había trabajado anteriormente, pero nunca en Hollywood. En la época ya era un sueño poder interpretar en la meca del cine, por lo que todos los actores de su país soñaban con ello. Su primer trabajo allí fue justamente Mary Poppins y por su interpretación se llevó un Oscar. El problema es que Andrews pensaba que le habían dado ese Oscar como forma de darle la bienvenida a Hollywood y tardó muchos años en ser capaz de reconocer que en realidad había recibido el premio porque se lo merecía debido al trabajo que había llevado a cabo en la película.

Por aquel entonces tenía 29 años y necesitó de mucha terapia y análisis para entender mejor su trabajo y darle el valor que se merecía cada una de sus interpretaciones. Durante ese tiempo mantuvo el Oscar en el ático porque, como decimos, pensaba que no lo merecía.

Hoy día la actriz tiene 84 años muy bien llevados y ya ha superado cualquier problema emocional con el que se enfrentara en el pasado. En esos tiempos no solo tuvo que lidiar con ese obstáculo que suponía ser Mary Poppins para ella, sino que también tuvo que pasar por el divorcio con el diseñador Tony Walton, lo que le dejó muchas secuelas. A posteriori se casó con Blake Edwards y eso la salvó de muchos de los problemas que han sufrido actrices de su generación.

Compartir en Google Plus

Acerca de Justo

  • WordPress Comentarios
  • Facebook Comentarios