Kiko Jiménez y Estela Grande ya se han metido en la cama

Amanece un día más en la casa más famosa de la televisión, un día grandioso para todos los aficionados al morbo y al cotilleo de Gran Hermano VIP. Esta vez la ración de noticia caldosa la tenemos de la mano de la maravillosa imagen de ver el despertar de Estela Grande dispuesta a pasar esos “cinco minutitos” de los que a todos nos gusta gozar antes de levantarnos en los brazos de… Kiko Jiménez.

Verla correr hacia la cama del extronista, que nuestros ojos contemplen esas caricias, esos abrazos y cómo se acurrucan el uno junto al otro no tiene precio, al menos para nosotros, porque el precio que va a pagar la nueva pareja (para nosotros no hay duda: se han consolidado ya como la pareja de la casa) va a ser muy pero que muy alto.

El día de ayer nos brindaba más sorpresas, no suficiente con deleitarnos con los minutos de amor y cariño vividos al amanecer, hemos podido disfrutar de las confesiones de un Kiko Jiménez “hecho un lío” que finge no tener nada claro. Y decimos finge porque ya estamos muy resabiados en este tipo de “sucesos” paranormales en los cuales entran los concursantes a los reality supermega-enamorados de sus actuales parejas y siguen el mismo modus operandi. A saber: primero tonteo light, segundo tonteo en su máximo esplendor, tercero las dudas “no sé qué me está pasando”, «nunca he sentido nada así», «está el corazón y por otro lado la cabeza» o «que pase lo que tenga que pasar” y cuarto la ejecución del “delito” (estamos deseando que Kiko y Estela Grande lleguen a este punto).

Realmente habría más situaciones que son “de libro” y que seguro vamos a contemplar, pero estas ya se dan según el personaje y la dirección del reality de turno que decidirá cómo jugar con la gran baza que tiene en la mano.

Compartir en Google Plus

Acerca de Justo

  • WordPress Comentarios
  • Facebook Comentarios