Kiko matamoros e Ylenia Santana casi se lían a hostias

Madre mía del amor hermoso, Sálvame está que se sale estos últimos días y en su último programa no iba a ser menos. A Kiko Matamoros y a Ylenia Santana les ha faltado el canto de un duro para liarse a guantazos. La bronca ha sido monumental de verdad y se ha iniciado por Rafa Mora, que observaba la escena desde la sala VIP. Menos mal, porque sino hubieran corrido ríos de sangre por ese plató.

Ylenia llegaba calentita a Sálvame y dispuesta a no dejarse pisar por nadie. Dejaba caer que el trato que estaba recibiendo en el programa distaba mucho del que estaba recibiendo su contrincante Rafa Mora, de quien decía que se estaba protegiendo exageradamente. Reconocía que si esas eran las reglas del juego del programa las acataba. Pero la dirección del programa decidió que Ylenia se estaba pasando un poquito en sus afirmaciones, teniendo Paz Padilla que pararle los pies por orden de dirección.

Kiko Matamoros se dedicaba a defender a su amigo Rafa cuando Ylenia perdió los papeles por completo, llamándole “montajista” y “vende familias”. Sí, increíble pero cierto, tuvo las santas narices de decirle a Kiko eso en su cara. Kiko no sé quedó atrás y fuimos testigos de una de las escenas más heavys de la historia, donde Matamoros se plantó delante de Ylenia intercambiándose insultos varios hasta que Ylenia le dio un manotazo en el brazo. Ahí fue cuando Padilla se tuvo que ir al centro del plató cambiando radicalmente de tema y de plano en un intento desesperado de ocultar semejante espectáculo, mientras por detrás los gritos e insultos continuaban y los demás colaboradores trataban de separar a las bestias.

Todos conocemos a Ylenia. Es una botella de gaseosa que si la agitas llega al punto de reventar, pero tras un tiempo de reposo vuelve a la calma. Es por ello que la colaboradora de Sálvame, pasado el rato encontró su paz interior y se disculpó ante Kiko alegando que «me sentí chiquitita». Añadió que en el fondo ella y Kiko Matamoros se tienen cariño, a lo que el colaborador contestó que el cariño que le tiene a Ylenia es el mismo «como se quiere a un perro». Y ahí ya a gusto del consumidor el interpretar su amor a los perros como algo positivo o con desdén.

Compartir en Google Plus

Acerca de Justo

  • WordPress Comentarios
  • Facebook Comentarios