Mónica Naranjo comparte sus experiencias sexuales más… raras

Tras su reciente ruptura con el que fue su pareja durante 16 años, Mónica Naranjo se ha lanzado a la aventura y desde hace unas semanas nos hace disfrutar todos los viernes en Cuatro con su programa Mónica y el sexo, desde el cual la cantante nos da a conocer cómo se vive y disfruta el sexo en distintos lugares del mundo.

Dentro de este contexto, la cantante ha viajado hasta Japón para mostrarnos las técnicas sexuales del país nipón, dándonos a conocer el shibari o el nyotaimori y sin privarse también de participar en una fiesta fetichista en Tokio donde lo ha flipado mucho.

Es su segundo programa ha sido cuando una Mónica Naranjo vestida al más estilo sado, con un traje de cuero negro, se plantó en una de las “más antiguas y famosas” fiestas sexuales que celebran en Tokio dispuesta a darlo todo y participar en ella.

Nos presento a un japonés cuyo único objetivo en su vida era acumular “patadas en los huevos”. Tal como lo leéis. El japonés en cuestión ya tenía en su contador (tal cual, disponía de un contador) la nada desdeñable cifra de 12.272 patadas en sus bajos fondos, pero su objetivo es llegar a las 20.000. Mónica no iba a ser menos que otras de las mujeres de la fiesta y le dio una patada “con todas sus fuerzas” al japonés, que disfrutó como un enano. A Mónica ya le habían advertido que la patada debía ser contundente y lo más dolorosa posible para que él pudiera anotarla en su marcador.

Con este programa de Cuatro lo que estamos viendo es que Mónica tiene un profundo concepto del sexo libre y sin límites. Algo que ya nos podíamos imaginar por las letras de algunas de sus canciones y que ahora podemos disfrutar en televisión de una manera radicalmente distinta a lo que estamos habituados a vincular con la cantante.

Compartir en Google Plus

Acerca de Justo

  • WordPress Comentarios
  • Facebook Comentarios