Sophie Turner se ríe de los influencers que se venden en Instagram

Sophie Turner, la actriz británica a la que seguro que conocéis por Juego de Tronos, y que también ha aparecido en las últimas películas de X-Men, ha publicado en Instagram Stories un vídeo que le ha permitido soltar toda la mala baba que tenía acumulada contra las influencers que se aprovechan de esta red social para ganar dinero con malas artes.

Cansada de ver tantísimas publicaciones similares con las que las influencers ganan dinero promocionando complementos para el té que prometen efectos prácticamente milagrosos, ha decidido aportar su propio punto de vista con una parodia que no pasa desapercibida y que deja claro el buen momento personal en el que se encuentra Turner. Porque si tu mente está suficientemente libre para hacer chorradas como esta, significa que estás muy feliz en tu día a día. Y eso nos alegra mucho, porque significa que su relación con Joe Jonas, lo que la lleva a formar parte de una de las familias más representativas del mundo influencer.

Turner comienza el vídeo saludando y diciendo con tono sarcástico que se ha puesto a tope con el look de influencer. Lleva bufanda, gorro y todo lo necesario para sobrevivir al apocalipsis nuclear en la Moscú más fría del universo. También se ha puesto un filtro que hace que sus mejillas estén de lo más rosadas y que sus ojos y labios tengan un aspecto un poco peculiar.

Dice en el vídeo en tono paródico, que quiere promocionar unos polvos que pones en el té y que hacen que «te cagues patas para abajo» (lo hemos adaptado un poco al español para que se entienda el sentido de sus palabras). Reconoce que sabe que es un producto malo para las mujeres jóvenes y para la gente joven en general, pero «me pagan dinero por ello». Acaba el vídeo hacidendo el símbolo de la paz con una risa falsa y diciendo «la vida de influencer».

En lo que quizá no ha pensado es en que la esposa de Kevin Jonas es una de esas influencers que promocionan esos polvos que poniéndolos en el té te permiten ir al baño «con un poco de ayuda». Así que… la próxima comida familiar va a ser rara.

Compartir en Google Plus

Acerca de Justo

  • WordPress Comentarios
  • Facebook Comentarios