Una mujer de la limpieza intenta vender un vestido de Lady Gaga

Si una fan de Lady Gaga se encuentra uno de sus vestidos todavía con el olorcillo natural de la cantante, sin que lo hayan lavado después de que lo use, en vez de venderlo lo pone en una vitrina y lo expone como su posesión más preciada. Eso es así y seguro que no tiene más vuelta de hoja. Pero como decimos, eso ocurre cuando se trata de fans. La cosa cambia si quien encuentra el vestido es una mujer que está limpiando la habitación de hotel donde la cantante lo dejó abandonado.

El suceso comenzó después de la gala de los Globos de Oro 2019, en la cual Lady Gaga obtuvo un premio por el trabajo que ha realizado en la película A Star is Born. El vestido azul que utilizó en la ceremonia, muy bonito, tal y como es habitual en la ropa de la artista, se quedó en su habitación de hotel. Al fin y al cabo, no es obligatorio que las cantantes se queden toda la ropa que utilizan. Es posible que no estuviera interesada en él y que simplemente lo abandonara sin darle más vueltas al tema.

Al día siguiente la mujer de la limpieza encontró el vestido y lo que hizo fue llevarlo al departamento de objetos perdidos del hotel. Pasado el tiempo prudencial que siempre se espera para ver si alguien reclama lo que se ha perdido, los empleados del hotel actuaron siguiendo las normas no escritas que tiene la organización: si nadie lo solicita como suyo, la persona que lo encontró se lo podrá quedar. Y claro está, la señora de la limpieza ni corta ni perezosa, lo que hizo no fue guardarlo para exponerlo, sino que ha intentado buscarle una salida económica al vestido.

Para ello se ha puesto en manos de la casa de subastas Nate D. Sanders Auctions, que ha optado por un precio de salida de 8000 dólares. Pero, y hay un pero. Es posible que la subasta se cancele.

Leemos en varias fuentes que en realidad el vestido no era propiedad de Lady Gaga, sino que se trataba de un vestido que le había alquilado la firma de ropa Valentino Haute Couture, diseñado con la intención de hacer un homenaje al vestido que llevó la actriz Judy Garland en la versión de 1954 de la película protagonizada en su nueva edición por Gaga. Por lo tanto, la propietaria del vestido tendría que ser la empresa Valentino. Aún así, si esto fuese lo ocurrido, Lady Gaga y su equipo tendrían cierta responsabilidad por olvidarlo en la habitación. Porque ya se sabe lo que pasa con las cosas que nos dejamos en los hoteles cuando nos vamos ¿verdad?

Para aumentar la credibilidad de la subasta, la mujer de la limpieza que lo encontró ha añadido una carta de su puño y letra explicándolo todo.

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida de Lady Gaga (@ladygaga) el

Compartir en Google Plus

Acerca de Justo

  • WordPress Comentarios
  • Facebook Comentarios