Ylenia y Antonio Tejado: el final apoteósico que todo el mundo esperaba

Ya se veía venir que del “solo somos amiguís” a “estamos súper felices” de Antonio Tejado e Ylenia no pasaría mucho tiempo. Lo que nos dejó a todos perplejos fue que a las dos semanitas escasas tras un lío de la leche a las puertas de una discoteca ya de sobras conocido por todos nosotros, se confirmara la ruptura con la excusa que todo hijo de cristiano utiliza para dejar la “caquita” en el cajón de la susodicha: «incompatibilidad de caracteres». El típico «últimamente discutíamos mucho y claro, no le veíamos futuro».

Tras la confesión por parte de Antonio Tejado de sus adicciones varias (menos mal que siempre tienen cositas que contarnos, sino qué sería de nosotros) Ylenia se sube al carro y nos abre ese cajón gritando a los cuatro vientos que, sí señores y señoras, le dejó por eso. Según Ylenia, el hombre era incapaz de reconocer sus adicciones y por ende de poner solución al tema. Ella no iba a tolerar esta actitud, así que prefirió apartarse y cada cual a lo suyo…

Como era de esperar en este tipo de asuntos de parejas rotas que cuentan sus cosas y abren sus cajones en platós de televisión, cosa que nos congratula, porque si no ya nos dirán ustedes qué haríamos con nuestras vidas, el señor Tejado no iba a quedarse calladito y ha soltado lo más grande que se podía esperar. Ha dicho que Ylenia no debería hablar tanto, porque ella compartía su modo de vida. Para qué se meterá en estos fregados Antonio Tejado si sabiendo contra quien juega tiene el punto, juego, set y partido perdido.

Pero está claro que nos quedamos alucinados viendo lo que en un momento han liado estos dos pajaritos a los que no se les escapa ninguna oportunidad de dar la nota. Y a partir de ahora toca sesión de dardos envenenados.

Compartir en Google Plus

Acerca de Justo

  • WordPress Comentarios
  • Facebook Comentarios